A las caras sonrientes de Nangaritza
broncedas por el Sol. A esas manos
duras como la tierra, mi
agradecimiento.
Aquí encontré otro rincón de la Patria
donde me siento en casa.